Wind River

Lo que hace tan poderosa, tan memorable, la segunda película como director de Taylor Sheridan –si bien es la primera dentro de los márgenes genéricos que le han hecho famoso al escribir los guiones de Sicario y Comanchería: su anterior trabajo, Vile, era un torture porn tardío–, no son las poderosas vibraciones westernianas de sus […]